Uncategorized

Rommel

Querido Rommel hace ya 1 año que te fuiste aun me parece verte mirándome curiosamente tras el cristal mientras yo cocino y hago mis deberes recuerdo la primera vez que llegaste a la casa te trajo el señor Raúl,  eras en ese entonces un cachorro de un mes,  los niños todavía eran chicos y nadie sabía en ese entonces lo que significarías  para nuestras vidas, el primer día lloraste mucho y me di cuenta de tu despierta inteligencia porque te encerré en el baño para que no nos despertaras y aún así pegabas con tu pequeña patita y para que oyéramos empezaste a aullar decidimos entonces llevarte otra vez con tu mamá y tus hermanos para que extrañaras menos eras aun muy pequeño, al mes volviste a llegar ya eras un cachorro más grande más bonito y nosotros estamos felices de tenerte de regreso, pero aún así sufriste por tus hermanos y tu mamá recuerdo que en aquella ocasión en lugar de encerrarte me puse en tus zapatos y pude comprender la enorme tristeza que sentías,  por lo que pensé como podría aminorar tu sentimiento, así que le pedí a Erika que buscara entre sus juguetes algún perrito o juguete que se pareciera ti, encontró entre sus peluches un perrito negro casi igual a ti por lo que decidimos dártelo y tú te acurrucaste con él en la noche pensando tal vez que era tu hermanito, quizá por eso dormiste muy bien y nos dejaste dormir así pasaste más o  menos 2 meses acurrucado con tu hermano, Al pasar el tiempo creciste y tu instinto de perro inteligente te dijo que ese juguete no era  verdadero  y  decidiste destruirlo, ya muy alegre jugueteabas con todo lo que encontrabas estabas feliz porque habías encontrado una  familia Hugo de 20 años, Erika  de 15 Y David de 10, nunca imaginamos que fueras a significar tanto en nuestras vidas te quisimos tanto que Hugo papá  nos decía que eras un perro y que teníamos que tratarte como animal, pero yo sentía que eras uno de mis hijos Y para ellos como un hermano, recuerdo que llegaban de la escuela y se metían a tu lugar para aventarte la pelota o para acariciarte y acostarse sobre ti  todos los días, Erika tuvo la curiosidad de tomarte día a día o mes tras mes una foto, después como fue tu crecimiento en seis meses estabas convertido en un hermosísimo pastor alemán todos los días con el fin de que pasearas  salíamos a caminar, nunca creí que contribuirías tanto a que hiciéramos ejercicio, nos sentíamos tan felices a tu lado y tan orgullosos de ir caminando con nuestro querido  perro, que no había día en que alguien en el maravilloso fraccionamiento que nos tocó vivir Valle Real nos dijera qué hermoso perro y nosotros respondíamos “y además muy inteligente muchas gracias”, gracias Rommel por qué en el afán de querer agradarte nos beneficiamos todos hicimos el hábito del ejercicio y recibimos tu amor y tu  alegre compañía. 

Este es nuestro querido Rommel.

Querido Rommel, hoy que ya no estás  podemos darnos cuenta de que los animales como tú no son seres como nos han dicho  inferiores, si no  por el contrario son seres superiores, porque nunca recuerdo en tu vida un día en el que quisiéramos pasearte que no estuvieras  dispuesto, feliz y agradecido eras un perro lleno de energía . ya para cuando tenías un año ya costaba trabajo controlarte pero gracias  al señor Raúl que fue tu maravilloso entrenador quien con sus conocimientos sobre perros nos enseñó a valorarte a observarte y a quererte cada día más, los niños estaban felices , te disfrutaban y a su vez tú eras feliz con ellos no s enseñaste con pequeños detalles , cosas más grandes  y valiosas, por ejemplo tenías una pelota tu pelota roja aquella que desde pequeño te compramos eras tan feliz con tu pelota todo el día jugueteabas con ella, era el pretexto perfecto para que cualquiera que tuviera un tiempecito pudiera entrar y jugar contigo, era tu máximo, que poco necesitabas para ser feliz solo una pelota y tiempo,  tiempo de los seres que más amadas. 

El  amor y el tiempo, me queda claro son las cosas más importantes de la vida y nos lo enseñaste tu querido Rommel, no necesitamos más. Rommel a través de todos los años que estuviste con nosotros hubo mas  aprendizaje , nos enseñaste  a estar siempre alegre , pasara lo que pasara tú siempre estabas dispuesto  a ser feliz , recuerdo que llegaste al grado de inteligencia que te dabas cuenta cuando uno de nosotros te iba pasear por el simple hecho de mirar nuestro atuendo estabas pendiente de ver nuestros pies para ver si había tenis y el significado era correr , paseo , felicidad y algo que aprendí de ti fue que hay seres superiores como tú que no sienten rencor,  tu solo guardas en la memoria  las cosas buenas  pues en 5 minutos moviendo la cola mostrabas  perdón, una o dos veces ocurría que te llevábamos algún lugar y observabas específicamente que hacíamos para detectarlo y no se te olvidaba nunca, la señal abrir la puerta trasera de la camioneta y de un salto estabas arriba listo para partir.  Sin embargo las cosas negativas no las guardabas, recuerdo que algunas veces tuve que regañarte estaba muy enojada porque hacías hoyos por todo el jardín me di cuenta que lo hacías no por destruir ni por afectar a nadie simplemente estabas escondiendo tus tesoros, los huesos que en ocasiones te traía de la carnicería, para que limpiaras tus dientes, cuando terminaba guardabas los huesos en enterrados al principio creo que creías que te íbamos a quitar también tu pelota porque también lo enterrabas pero de todas esas veces que te regañe nunca he guardaste en la memoria todo esto por el contrario cuando volvía a verte me sentía muy feliz con tu recibimiento, alegre, moviendo la cola y recuerdo perfectamente que ubicabas quien te daba de comer y en muchas ocasiones lo hacía la persona que tuviéramos como asistente en la casa primero fue Anita quien dijo desde un principio que a ella no le gustaban los perros y que no se encargaría de ti, sin embargo tú te encargaste de ganártela día a día hasta que ella decidió darte de comer,  antes de que los niños lo hicieran, pero no solo eso eras tan agradecido y tan cariñoso con ella que al poco tiempo jugueteaba contigo en el jardín y llegó el día en que a pesar de lo grande y fuerte que estabas decidió salir a pasear contigo hasta que todos los días lo hizo y se convirtió en un hábito, sin embargo ella lo hacía por ti porque te quería mucho y tú a su vez la llenaba de salud porque ,  sin falta salía a caminar y otro tanto hiciste con toda la familia creaste en nosotros el hábito Del ejercicio y así pasaron los años siendo muy felices tú con nosotros y nosotros contigo hasta que llegó el tiempo en que los años empezaron a pesar y los niños a su vez empezaron a tener otras ocupaciones crecieron y ya iban a la universidad y entonces había que buscar a alguien que pudiera pasearte y entonces contratamos a don Raúl  tu Entrenador todos los días a las 6:00 de la mañana salías a caminar  a veces los niños o los muchachos ya llegaban de la escuela y se sentaban contigo a platicar tú ya estabas cansado ya habías hecho tu parte ese día y a veces en la noche a las A las 11:00 de la noche los muchachos te sacaban al parque para que corrieras libre y feliz,  así los años te empezaron a pesar , la artritis alentaba tu paso,  aun así aguantando el dolor siempre estuviste dispuesto, alegre y agradecido cojeando salías a caminar  hasta los últimos días y tu vida se fue poniendo un poco triste, me lo decían tus ojos que no perdían la expresión y tu cola que movías lentamente intentando todavía agradecer ,  te sentías mal aún así siempre  hacías tu ejercicio en las mañanas , sin embargo yo pensé que algún día llorarías que algún día gritarías tal vez dirías ya no , estoy cansado  pero no fue hasta 3 días antes de partir nos has enseñado a ser fuertes y valientes en la adversidad y en el dolor. Rommel Cuanto nos enseñaste jamas imaginé  al verte tan pequeño cuan grande llegarías a ser, el lugar que te ganaste no solo en la casa o en la familia sino en nuestro corazón. 

Te recordaremos por siempre

Rommel amigo hermoso golondrino pastor .

 tu  familia  Pérez Álvarez.

8.534 Comentarios

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *